Leonardo Oyola: la literatura y el box

“Para hablarles de Engranajes de Sangre, tengo que decir que Nicolás es Tyson en el mejor momento”.

Leonardo Oyola: "Con Nicolás y José María tenemos la dicha de ser escritores. Con José María me hermana el hecho de que ambos somos discípulos de Alberto Laiseca. Al conocernos de antes, hemos tenido unas cuantas charlas con José María, quien una vez me dijo (comparando la literatura con el boxeo) que nosotros, los novelistas, tenemos que salir a ganar por puntos, mientras que los cuentistas deben ganar por knot out. Para hablarles de Engranajes de Sangre, tengo que decir que Nicolás es Tyson en el mejor momento. Y esto también tiene que ver con algo que viene de la ficción: el mejor pugilista, para que vamos a andar mintiendo, es Rocky Balboa. En su última película, Rocky le dice a su hijo: ‘¿Sabés por qué se habla de mí? ¿Por qué soy leyenda? No tiene nada que ver con la técnica. Yo soy leyenda por cómo me la aguantaba’. En los siete cuentos de Engranajes de Sangre los personajes tienen esta condición. En "El machete", un niño saca un elemento del mundo adulto para defenderse y se la aguanta. En "Un día cansador" una mujer lleva en su vientre la mayor alegría y, aunque tiene una pareja impresentable, quiere seguir adelante con su vida, y se la aguanta porque así lo eligió. En cada cuento sucede lo mismo y aquí Nicolás asume un gran riesgo, porque donde alguien puede ver golpes bajos, él pone hechos cotidianos que todos sabemos que son reales, y logra una literatura de mucha profundidad, que espero que siga cultivando. Le agradezco que haya escrito Engranajes de Sangre y deseo que siga escribiendo con la humildad y el respeto que le son propios”.