El terror inagotable de H. P. Lovecraft regresa a la vida 80 años después

Se valoriza su figura y salió en la Argentina una edición ilustrada de sus cuentos.

Por Daniel Gigena, La Nación, sábado 15 de julio de 2017

Aunque lo consideraba un parodista involuntario de Edgar Allan Poe, en El libro de arena, Jorge Luis Borges le dedicó un cuento de terror filosófico (“There Are More Things”). Su obra influyó en escritores que, en apariencia, tienen poco en común: Stephen King, Michel Houllebecq, Joyce Carol Oates y Mariana Enriquez. En la literatura de H. P. Lovecraft (Providence, 1890-Rhode Island, 1937) se entrecruzan sueños de trascendentalismo, pesadillas satánicas en escenarios rurales e incluso una teoría del horror cósmico convertida en literatura popular. A 80 años de su muerte, su obra ya atravesó etapas de auge y olvido, sin por ello perder lectores, fans e investigadores de expedientes sobrenaturales.
Ayer, la editorial Avanti presentó en sociedad una obra ilustrada: Cuentos de H. P. Lovecraft. La escritora Daniela Camozzi, traductora junto con Isadora Paolucci, cuenta: “Los cuatro cuentos que componen el libro — “La ciudad sin nombre”  (1921), “El color que cayó del cielo ” (1927), “La ceremonia” (1925) y “El llamado de Cthulhu” (1928)— son los primeros de la etapa literaria de Los mitos de Cthulhu. Esa expresión fue acuñada por August Derleth, escritor y antólogo que formó parte del círculo de Lovecraft, mítico grupo literario integrado por escritores amigos del autor, que intercambiaban impresiones, argumentos y personajes por correspondencia, y que usaban exóticos seudónimos inspirados en sus creaciones”. Lovecraft ya había sido traducido por Elvio Gandolfo, y Norberto Buscaglia y Alberto Breccia habían convertido en historieta tétrica Los mitos de Cthulhu en los años setenta.
“Dibujar el horror de Lovecraft es otra de las formas del conjuro —agrega Camozzi—. Las criaturas y las abominaciones parecen abrirse paso entre las palabras y lanzarse a nuestros ojos”. Para la edición de Avanti, Lisandro Ziperovich se ocupó de las ilustraciones. Sus grabados y rítmica repetición crean un pulso que late con las frases del maestro del pavor.

PRIMERO EN LA ARGENTINA

 “En el país se han publicado alrededor de 150 libros de Lovecraft, contando producciones de editoriales convencionales y emprendimientos independientes —señala Carlos Abraham, investigador de la ciencia ficción y autor de Lovecraft en Argentina (Oráculo Ediciones)—. Los primeros datan de 1939, sólo dos años después de la muerte del autor, y aparecieron en la revista Narraciones Terroríficas”. Fueron las primeras traducciones del autor a otro idioma. “La publicación en 1946 de El que acecha en el umbral, en colaboración con Derleth, fue un hito —agrega—. Es el primer libro lovecraftiano fuera del ámbito anglosajón. Luego, las ediciones se multiplicaron. Con abrumadora mayoría, en el país se publicó su narrativa. La poesía, el ensayo y la casi inabarcable correspondencia han visto la luz de modo muy esporádico”. A fin de año, Abraham publicará Lovecraft en español, que amplía su investigación anterior.
José María Marcos es editor de Muerde Muertos, sello que publica literatura de terror escrita por argentinos. “Con un estilo barroco, los relatos de Lovecraft expresan la pequeñez de la condición humana en un universo hostil —señala Marcos—. ‘En las montañas de la locura’, ‘El color que cayó del cielo’ y ‘La sombra sobre Innsmouth’  son algunos de sus grandes textos donde el horror nace de la sospecha de que la vida carece de sentido, desplazando como objetos de espanto al demonio, los cadáveres, los fantasmas. Su prosa combina sinuosas construcciones con una jerga pseudocientífica y provoca un agudo extrañamiento”.
Para el escritor Nicolás Correa, que ya presentó dos libros de una trilogía del género de terror (Súcubo e Íncubo, ambas por Wu Wei), Lovecraft es un escritor de culto al que aún hoy muchos intentan imitar. Leyó a Lovecraft a los 12 años. “Después de mucho trabajo conseguí vender una bicicleta vieja que estaba en casa. Con la plata de esa venta me acerqué a la librería y empecé a investigar los estantes. Quiso el destino que en mis manos cayera El Necronomicón. Llegué a casa fascinado. Estuve encerrado un día entero, y cuando mi madre se acercó a investigar qué era lo que me llamaba la atención, descubrió el libro. Según ella, el libro estaba maldito y me obligó a que lo devolviera. Por suerte, la lectura ya había hecho su trabajo”. Los relatos de El Necronomicón son quizá la obra maestra de Lovecraft, el escritor que creó una mitología del mal.

“Magdalena” en la revista The Wax Nº 5

El cuento “Magdalena” —que forma parte de mi libro Los fantasmas siempre tienen hambre (Muerde Muertos, 2010)— fue publicado en la edición Nº 5 de la revista The Wax de julio de 2017. Gracias, Ariel Tenorio, por la convocatoria. La edición completa puede leerse en PDF.

Especial #ConejoKids en El Bardo

El viernes 13 de julio de 2017 se concretó un nuevo encuentro del Ciclo Siga al Conejo Blanco, especial para toda la familia, ante un público entusiasta que colmó la sala de El Bardo. Leí el cuento “La casa de los leones”, ambientado en mi pueblo Uribelarrea, y compartí el escenario con las grosas Adela Basch, Alejandra Correa y Agustina Caride y las pequeñas mostras Amparo Cadórniga, Violeta Pellegrini y María Victoria Segovia. Hubo una colorida propuesta de Arte Andarín, con su Isla de Juegos, y un desopilante show de los payasos Nave y Cronopio. ¡Gracias, Pamela Terlizzi Prina y Agustina María Bazterrica, por la invitación! Vaya un agradecimiento especial para Fabián Rossini que fabricó la gomera y a la Familia Marcos que prestó el poncho para la ocasión. Aquí dejo algunas fotos de esta hermosa experiencia. ¡Vamos, Conejo Blanco!
 

EL ANUNCIO DEL CONEJO KIDS 2017


#ConejoKids. El Conejo no se olvida de nadie y, palpitando el comienzo de las vacaciones de invierno, tiene el gusto de anunciar su primer encuentro enteramente dedicado a los más pequeños. Sí, esta vez no hay excusas, tenés que venir con tus hijos, con tus sobrinos, con tus nietos y los niños de ese amigo que te pidió que se los cuides porque tiene un recital. ¡Mirá el equipazo que armamos!
Leen: Adela Basch, Agustina Caride, Alejandra Correa y José María Marcos.
Se encarga de un espacio de juegos insuperable: Arte Andarín.
Tenemos show de clown en vivo de la mano de Cronopio.
¡¡Y los niños conquistan el escenario conejo!!
Porque leen sus cuentos propios estas tres artistas del presente y el futuro: Amparo Cadórniga, Violeta Pellegrini y María Victoria Segovia.
Además: le damos la bienvenida a nuestros flyers al queridísimo Horacio Petre, que hoy nos regaló esta imagen increíble y nos va a estar acompañando el resto de año,
Nos filma: Brenda Taubin. Nos reciben en la conejera: Paula y Ale. Para después: sorteos, brindis, cena, sobremesa, diversión.
Vení a jugar al Conejo.
Vos y tu niñ@ interior.
Ph: Horacio Petre.
Diseño de logo: Juan Cruz Bazterrica.
Diseño de flyer: Pamela Terlizzi Prina.
Coordinan: Agustina María Bazterrica y Pamela Terlizzi Prina.

Rumbo a la Patagonia con la Chacha y Ñancul

José María Marcos, mano a mano con el #ConejoKids 2017:

—Si pudieras vivir en un cuento, ¿en cuál sería?
—Me mudaría a la Patagonia con la Chacha y Ñancul, especialistas en mate, tortas fritas, dulce de leche, locro, quesos, empanadas, asado, chinchulines y longanizas. Estando Patoruzú por aquellos pagos nunca nos faltaría nada, ni siquiera las aventuras.
—¿Qué libro o historia recordás de tu niñez? ¿Por qué?
—Recuerdo muchas películas que pasaban por la tarde en Sábados de Súper Acción, como La oscura venganza del espantapájaros o El hombre de dos cabezas; ya en horario nocturno, los estrenos en la tele de El pulpo negro o Carrie. A mi vieja le encantan las pelis de terror, así que el momento de ver historias de vampiros, caníbales, hombres lobo, invasiones de tarántulas y hormigas, extraterrestres, científicos locos, momias y otras tantas sobrenaturalezas, representa una entrañable instantánea familiar.
—¿Con qué personaje de cuento te irías de viaje? ¿Por qué?
—¡¿Uno solo?! Quiero por lo menos un colectivo, manejado por Vincent Price o Narciso Ibáñez Menta. Llevaría a Condorito, Yayita, Garganta de Lata y toda la barra. A Larguirucho, Pucho, Serrucho y Kechum, que comía polenta con pajaritos y provocaba terremotos cuando se enojaba. Invitaría a Isidoro Cañones, por si nos quedamos sin fondos, y al Gitano Ivanoff, Cavernario, Samurai y algún otro titán, por si se arma alguna rosca. Y, por qué no, al Androide de Plata para que se encargue de los mandados.
—En tu versión de los hechos, ¿con qué se encuentra Alicia cuando cae en el pozo?
—Sé de buena fuente que no se cayó a ningún pozo. Todo eso que cuenta lo vivió vacacionando en mi pueblo Uribelarrea, donde también anduvo noviando con Epaminondas, que era muy amigo de la querida Tía Jorja.
—Si aparece el Conejo Blanco y te dice que lo sigas, ¿qué hacés?
—¡¿El mismísimo excelentísimo particularísimo maximaravillosísimo Conejo Blanco, Señor de Todas las Bestias?! Lo sigo a todos lados.

“Materia oscura” de Santiago Caruso

RECOMENDADO. El artista plástico Santiago Caruso anunció la preventa de su libro Materia oscura, donde reúne la obra de los últimos 15 años en una edición autoral complementada con breves ensayos y poemas (edición bilingüe). Se trata de 194 páginas a color, en formato tapa dura (21 x 28 cm.). Valor: $600 (hasta el 31 de julio). Materia oscura se presentará en septiembre de 2017 en Buenos Aires y quienes lo compren en preventa recibirán un ex-libris original autografiado. Después costará: $900. Pedidos: carusoimago@gmail.com.

Una década de “Las vacas vuelan”

La Lic. Patricia Faure habla sobre los entrevistados para Las vacas vuelan.
Una gran cantidad de amigos de la Biblioteca Pública Alfonsina Storni participó de un brindis por el 10º aniversario de la salida del libro Las vacas vuelan, de la Lic. Patricia Faure, convocado por la entidad y la Junta de Estudios Históricos del Distrito de Ezeiza. El encuentro tuvo lugar en la Biblio —Avellaneda 27, 2º piso, JM Ezeiza—, el viernes 30 de junio de 2017, y contó con la presencia de testimoniantes, lectores y difusores, quienes evocaron viejas anécdotas y sumaron nuevas en relación a la historia del pago. Hubo además brindis y una rifa a beneficio de la Biblioteca.