Agenda | 45° Feria del Libro de Buenos Aires 2019

  • Martes 30 de abril. Muerde Muertos Cosecha 2019. Presentación de Mujer deshabitada de María Sola, La lengua de los geckos de Fabián García y Mil veces metí la pata de Martín Etchandy. Coordina: José María Marcos. Zona Futuro (Espacio Digital). Desde las 19 horas. 45° Feria del Libro de Buenos Aires. 
  • Jueves 2 de mayo. José María Marcos (El hámster dorado y Frikis mortis) y Fernando Figueras (Un duelo a cara de perro) estarán firmando ejemplares en el Stand 617 de editorial Del Naranjo (Pabellón Azul). De 18 a 19 horas. 45° Feria del Libro de Buenos Aires.
  • Martes 7 de mayo. Enrique Medina: Escrito en los Bares. Enrique Medina (Buenos Aires, 1938), autor de la mítica novela Las tumbas (1972), conversará sobre sus libros Cabalgando van (2018) y Sudores y tajos (2019), donde homenajea a los escenarios donde forjó gran parte de su obra. Conversará con Alejandra Tenaglia, Carlos Marcos y José María Marcos. Cierre musical: Raquel Buela (voz) y Pancho Rodríguez (guitarra). Zona Futuro (Espacio Digital). Desde las 20:30 horas. 45° Feria del Libro de Buenos Aires.

Muerde Muertos 2019 en Biblioteca Nacional

El lunes 15 de abril de 2019 en Biblioteca Nacional presentamos tres libros del sello Muerde Muertos en el auditorio Jorge Luis Borges: Mujer deshabitada de María Sola, La lengua de los geckos de Fabián García y Mil veces metí la pata de Martín Etchandy, en el marco de la charla que titulamos “Tres miradas del cuento fantástico argentino”. Junto a Oscar Castelnovo, Pablo Martínez Burkett y Fernando Figueras hablamos de los libros y dialogamos con los autores. Hubo video de Carlos Marcos y se leyeron pasajes de los cuentos. Fue una gran celebración de escritura y camaradería. Agradecemos a todos los que nos acompañaron y al equipo de Biblioteca Nacional. Nos honraron con su presencia familiares, amigos, lectores, artistas plásticos y colegas editores y escritores; entre ellos: Selva Almada, Guillermo Naveira, Sebastián Pandolfelli, Fernando Farías, José María Gatti, Victoria Bayona, Mariano Buscaglia, Sandra Gasparini, Marcelo Rosende, Damián Blas Vives, Jorge Garnica, Ana Erman, Jorge Meiji, Alan Dimaro, Lucrecia Rago y Martín Fogliati. Subo las fotos tomadas por Raquel Buela (con alguna agregada de otros asistentes).

Más fotos a continuación

Cine y heavy metal en el Salón Pueyrredón

Pasco 637 editó recientemente la placa Eterno en el tiempo.
En el Salón Pueyrredón (Santa Fe 4560, CABA) vivimos una gran noche de cine y heavy metal. El sábado 30 de marzo de 2019 tuvimos el lujo de asistir a un doble programa propuesto por el director de cine Demián Rugna: la proyección de su peli No sabés con quién estás hablando (una comedia negra con toques fantásticos, que aún no se estrenó oficialmente) y, a continuación, un show del grupo Pasco 637 donde el director toca la guitarra junto a Jerónimo Deiros (voz), Juan Manuel Delgado (guitarra), Ariel Simonetti (bajo) y Walter Sosa (batería). La agrupación (que hizo vibrar al Salón Pueyrredón) participa de la banda de sonido del film y recientemente editó la placa Eterno en el tiempo, que puede disfrutarse online. Estén atentos al estreno de No sabés... y a los shows de la Pasco 637. La rompen.
Flyer de una noche de cine, heavy metal y amigos.
Influencias de Megadeth, Iron Maiden y Metállica, Symphony X y Almafuerte.
En la puerta del mítico Salón Pueyrredón.

Demián Rugna dando la bienvenida a los fans.
Jerónimo Deiros canta el hit “Ratas heredadas”.
“Volver al ruedo con una canción / volver al ruedo por una razón”.

“Quiero gritar que en Pasco siga el ruido”.
Cebándole un mate al groso de Demián Salomón, actor del corto El mate
amargo 
y uno de los protagonistas de No sabés con quién estás hablando.
La famosa araña punketa y metalera.
La estrella del mítico Salón Pueyrredón.
Con Raquel antes del cine y del pogo.
RECOMENDADO. No sabés con quién estás hablando es un imperdible sainete negrótico que narra el mundo de los olvidados de la Historia a través de las peripecias de los antihéroes Juan y Romano, quienes se niegan a perder las ilusiones, aun cuando esta osadía les implique embarcarse en los planes más absurdos, delirantes y delictivos. Recomendadísimo film para los amantes del cine, en especial los tuercas, repartidores de volantes, jugadores de la Play y el póker, parrilleros, gitanos, atractivas vecinas, inventores, buscadores de oportunidades, adictos a internet y apasionados por los monstruos.

Desayuno literario en La Casa del Haedo

Silvia Lo Duca, Martín Sancia, José María Marcos y Juan José Dimilta.
Con Martín Sancia Kawamichi participamos de un desayuno para docentes, bibliotecarios, promotores de lectura y curiosos, organizado Juan José Dimilta y Silvia Lo Duca, con la intención de conversar sobre “Cómo se escribe terror en la literatura infantil y juvenil”. Dimilta se encargó de realizar una introducción; brindó un interesante panorama de autores y textos, sugeridos para distintas edades, y nos fue invitando a reflexionar sobre distintos puntos. El evento tuvo lugar en La Casa de al Lado (Lavallol 1294, Haedo) el sábado 23 de marzo de 2019.  Fue una charla enriquecedora, que concluyó con un intercambio de ideas con los asistentes. Agradezco enormemente a los organizadores por la invitación. Comparto aquí el resumen que hizo Juan José Dimilta: “Hace unos días nomás estuvimos con los grosos de José María Marcos y Martín Sancia Kawamichi meta hablar de terror y LIJ. Y le metimos tanto a la charla que nos olvidamos de sacar fotos y de dejar un registro en audio. Finalmente nos llegó un registro de Fernando Figueras que ofició de fotógrafo accidental y de lo mucho que dijimos les hago un resumen muy desordenado a continuación. José María dijo que era posible hacer uso de escenarios no tradicionales e igual generar la idea del lugar tenebroso. Para caso hablamos de cómo la fábrica abandonada de su gran novela El hámster dorado funciona como un castillo del terror e incluso como una fábrica abandonada puede ser una metáfora de terror social. Martín confesó que no le daban miedo los espacios típicos del terror, que al contrario eso lo divertía y lo ayudaba a escapar del verdadero terror de la realidad. Sancia también nos contó como cuando era niño con una banda de amigos y aprovechando que en su barrio estaba de moda el relato urbano del hombre gato, se subían a los árboles de las plazas para asustar a los niños y acosaban viejitas crédulas dibujando arañazos con un vidrio en las puertas de las casas. ‘A mí lo que me daba miedo era vivir en un barrio donde todos los adultos creían en una boludez como el hombre gato’, cerró nuestro invitado. Les pregunté si había miedos nuevos y coincidieron en que son siempre los mismo cinco o seis miedos; a la muerte, la finitud, a la enfermedad. “Cada vez que mi abuela tosía yo le preguntaba si se iba a morir”, confesó Martín. Y Martín mismo contó que entendió el terror desde siempre. Lo supo una noche en que vio a los seis años en una trasnoche hogareña y en continuado Star Wars y Psicosis. De la primera, dijo, solo entendió quiénes eran los buenos y quiénes los malos, de la segunda lo entendió todo. Cerramos repensando Socorro de Elsa Bonermann como un texto que tal vez, de algún modo, inauguró la popularidad de la LIJ y al mismo tiempo abrió la puerta al terror en las aulas. José María remarcó la seriedad y la profundidad de Socorro como un trabajo de adaptación a la LIJ de mucho relato clásico. También hubo tiempo para pensar la literatura de terror en el nivel escolar secundario, coincidimos que ahí tienen lugar los clásicos del terror como Poe y les pregunté por qué Quiroga era en su vertiente terrorífica más desafiante que Poe por ejemplo. José María reflexionó que tal vez tuviera que ver con que la traducción hace a autores como Poe menos crudos y que acercarnos a Quiroga directamente puede hacerlo más intenso, más inquietante. En fin, que hablamos mucho y la pasamos muy bien. Un combo ideal para espantar al miedo mismo. Gracias a cada uno de los asistentes, a La Casa de al Lado que volvió a recibirnos, a José María y Martín por la magia y la generosidad. Pronto con Silvia Lo Duca y Robinson Libros les contaremos del próximo encuentro”. Aquellos que quieran estar al tanto de estos eventos pueden recabar información escribiendo al email robinsonlibros@gmail.com o al wsapp al 15-5953-4395. La entrada es gratuita. Se piden útiles como donación para una escuela de arte de Castelar sur.

El inconsciente de Freud y otros cuentos de Uribe

José María Marcos, Fabián Rossini y Claudia Cortalezzi.
El viernes 22 de febrero de 2019 se presentó El inconsciente de Freud y otros cuentos de Uribe (La Palabra de Ezeiza) de Fabián Rossini, en el Centro de Jubilados y Pensionados Nina de Uribelarrea.  Jorgelina Marcos fue la maestra de ceremonias, Ebert Wentick leyó un pasaje del libro y bailó el ballet dirigido por Luis Pili Espina. Junto a Claudia Cortalezzi hablamos del libro y estuvimos conversando con el autor. Comparto aquí mis palabras y las fotos.

CUMPLIENDO UN PEDIDO DEL AUTOR
Por José María Marcos

Me encanta estar acá, en el Centro de Jubilados y Pensionados Nina, acompañando la salida de El inconsciente de Freud y otros cuentos de Uribe, junto a los queridos Fabián Rossini, el autor, y Claudia Cortalezzi, quien escribió la contratapa. Aprovecho para felicitarlos públicamente a Fabián y Claudia por el Ciclo Mateada Literaria que vienen realizando con mucho éxito junto a Araceli Contreras. Es genial que sucedan estas cosas en Uribe.

¿QUÉ ES UN CUENTO?

Tengo la dicha de ser el editor de este libro, a través del sello La Palabra de Ezeiza, y por expreso pedido del autor, se me asignó la tarea de responder a la siguiente pregunta: ¿Qué es un cuento? 
Cuando semanas atrás le consulté a Fabián qué esperaba que dijera esta tarde (a la cual yo venía para decir que el libro me encanta, que les recomiendo que lo compren para leer, porque es súper entretenido, o que lo compren para regalar, porque no es tan caro y van a quedar muy bien), él me respondió: “Estaría bueno que expliques qué es un cuento, las diferencias que tiene con una narración histórica, porque me gustaría que el que venga a la presentación se lleve algo más que un libro”.
Me dejó pensando, Fabián.
Esta pregunta se viene formulando desde hace siglos, lo cual implica que contamos con muchas respuestas posibles (variadas y extensísimas), y en un comienzo pensé en recurrir a la treta de citar a varios autores, leer pasajes enteros de otros libros donde se explica qué es la literatura, las diferencias entre ficción y realidad, nombrar a algún filósofo o a escritores con apellidos rimbombantes (tal vez de origen francés o alemán), o, por ahí, alguno de nuestras pampas para que no me tilden de extranjerizante, pero descarté todo eso.
Se me ocurrió responder al enigma de una manera menos ortodoxa, pero que, quizá, sirva para esta ocasión.
Hoy trataré de explicar ¿Qué es un cuento? (y espero con esto no incomodar a Fabián)... hablando un poco de su suegra Silvia.
Sí, escucharon bien: hablaré de su suegra Silvia, aquí presente. Ahí la tienen. Silvia: saludá a tu público.

HABLAR DE LA SUEGRA

Reconozco que es un poco fuerte venir a la presentación de un libro a hablar de la suegra del autor (imagínense que las suegras han generado y generan todo tipo de fábulas, acá veo unos cuantos recordando algún chiste), pero espero que, después de mi explicación, comprendan que era la mejor manera de dar una respuesta a la pregunta ¿Qué es un cuento?
Empiezo por dar algunas precisiones, para aquellos que no sepan quién es Silvia Adriana Gorostidi de Marcos.
Silvia (la suegra de Fabián) es mi madre. Y la madre de María Eugenia Marcos (la esposa de Fabián), bibliotecaria de la Escuela N° 4, que estuvo trabajando mucho para esta ocasión. O sea que con Fabián somos cuñados.
Aclaro para el resto de los presentes: los Marcos somos ocho hermanos y aquí en Uribe —además de Maru— viven Jorgelina (la conductora del evento) y Mariano. También están presentes mis hermanas Alejandra y María Del Carmen. Hay presentes otros cuñados, una bandada de sobrinos y, por supuesto, muchos amigos.
La suegra de Fabián y su suegro (o sea, mi viejo, Ignacio Marcos, que partió en el 2017) escribieron juntos dos libros sobre la historia de Uribe: uno en el 2007 y otro en el 2015. El segundo libro salió por La Palabra de Ezeiza, el mismo sello de El inconsciente de Freud y otros cuentos de Uribe.
Silvia ha sido directora de la Escuela 4. Es catequista, integrante del centro de jubilados y activa participante de la vida pública del pueblo. Muchos de los presentes la conocen bien. Parte de esa vocación está plasmada en los libros de historia, que creo son un buen punto de partida para analizar las diferencias entre un cuento y una narración histórica.
Les muestro aquí, entonces, Historia de Uribelarrea del 2015. Verán que el formato entre ambos libros es similar. La diferencia está en el contenido.
Empecemos por el trabajo de Silvia y Nacho. Contiene precisiones sobre la fundación del pueblo en 1890, el trazado, el remate de las tierras, quién fue el fundador Miguel Nemesio de Uribelarrea, la colocación de la piedra fundamental, se detalla la flora y la fauna, está la historia de las instituciones, los servicios públicos, el detalle de los monumentos, los símbolos, las estancias, los museos, las empresas, el turismo, el deporte, el arte local, los entretenimientos. Contiene una línea histórica y una bibliografía.
Es la sistematización de un conocimiento necesario para que las futuras generaciones que quieran conocer cómo se fundó esta Colonia Agrícola Uribelarrea.
En cambio, El inconsciente de Freud y otros cuentos de Uribe, de Fabián Rossini, es una suerte de lado B de Uribelarrea. Pero no por llamarlo “lado B” constituye un libro menos valioso. Es, en realidad, una mirada que ofrece un saber distinto. Son historias que ocurren en un Uribelarrea de ensueño, a punto tal que arranca —como se ha contado ya— con el encuentro entre el autor y el fantasma del mismísimo fundador del pueblo (Miguel Nemesio de Uribelarrea), quien le transfiere una serie de anécdotas increíbles. Ambos se cruzan en un boliche frente a la estación, supongo en lo de Macho Mariscotti, donde está ahora Macedonio, estimo que en la misma época en la que —con Damián Fantache y Luis Aragón (dos vecinos de Uribe)— íbamos a jugar al pool y había un cartel que decía: “Es mejor ser borracho famoso que alcohólico anónimo”. Una travesura aquel cartel, una incorrección que hacía de las delicias de nuestras mentes infantiles, y que a lo mejor muchos recordarán.
En este lado B, Fabián aborda Uribelarrea desde la literatura, con la intención de concentrarse en otras verdades que no tienen que ver con las precisiones históricas, sino con ciertas sensaciones que tenemos cada vez que nos levantamos y enfrentamos el mundo (al que no terminamos de entender del todo), y por eso, para salir a calle, necesitamos de nuestra creatividad.
A lo largo de 15 relatos muy entretenidos, con una prosa elegante y clara, Fabián reflexiona sobre qué podría pasar si llegara al pueblo un hombre que se creyese un sanador, tal vez el Dr. Freud, y comenzara a ayudar al pueblo con sus curaciones. Habla también sobre cómo los secretos en las familias generan conductas difíciles de entender, de cómo el orgullo puede llevarnos por un mal camino, qué pasa en Uribe con la nostalgia, la soledad o la presencia cercana del prójimo, qué sucede cuando nos sentimos perdidos y no podemos encontrarnos, señala el daño que puede causar una falsa acusación, evoca la intimidad de quienes concurrían en otra época a la Escuela Don Bosco (donde él fue director). Y hasta especula sobre qué pasaría si (aun estando en Uribelarrea, en uno de los pueblos más bonitos y tranquilos) tomamos conocimiento de nuestro inminente final.
Verdaderamente es un libro para degustar y compartir, que incluye además un prólogo donde el autor mismo revela parte del proceso de escritura.

LA ABUELA NINJA

Esta forma de exponer la realidad por parte de Fabián me hizo acordar a un costado menos conocido de su suegra Silvia, la historiadora, y que es útil a la hora de responder ¿Qué es una cuento?
 A ella (exdirectora de escuela, catequista, integrante del centro de jubilados) le encantan los libros de fantasía, las novelas turcas, las brasileras, las mexicanas, las películas de terror, se quedó fascinada con Stranger Things, los policiales con mucha intriga, y hace poco, para fin de año, mis sobrinos (los hijos de Fabián y Maru) la hicieron actuar en un cortometraje. Pongan en YouTube: Abuelas + Rossini, y lo van a encontrar. Es breve: dura 2:31.
En este punto, hay algo muy importante que debo aclarar antes de continuar: voy a revelar el contenido del corto (se los voy a spoilear, como se dice ahora). O sea que, si alguien quiere verlo sin saber nada, es momento de irse o taparse oídos.
¿Ya decidieron? ¿Están seguros de quedarse? OK.
Paso a contarles el contenido de “Abuelas”. Este corto (pensando y dirigido por Lucas Rossini, recibido recientemente de ingeniero) comienza de manera costumbrista con una campechana Silvia llegando a la casa de Maru y Fabián. La abuela cruza el jardín con su bastón, con un vestido azul, hablando sola (quienes la conocen saben que tiene la facultad de hacer hablar hasta los mudos) y, lo más campante, entra a la casa de su hija y su yerno.
Es una tranquila mañana de sol y nada malo puede estar pasando en Uribelarrea...
Silvia se sienta en la cocina, para descansar un poco, tal vez le duelan las piernas y quiera tomarse un cafecito Arlistán, y, de pronto, descubre que Maru y Fabián están atados y amordazados, inconscientes, y lo peor de todo, están secuestrados por una banda de peligrosísimos ninjas asesinos.
Es un momento de alta tensión en el corto.
Nos preocupan Maru y Fabián, maniatados, y nos inquieta lo que pueda sucederle a Silvia. Encima, Silvia no ha llevado el celular para a los del Destacamento Policial, quienes seguramente tienen una División Anti-Ninja.
En eso, sale uno de los japoneses (Tomás), la amenaza... y cuando pensamos que todo está perdido... Silvia se pinta la cara de negro en señal de guerra (podemos imaginar que dice “no se metan con mi familia”), avanza y, con su bastón como espada, liquida al mercenario.
Del cuerpo del ninja brota una suerte de sangre que se parece al ketchup, eso ocurre mucho en el mundo del cine, y lo deja tirado en el suelo. Es una escena dantesca y espeluznante.
Aparecen tres ninjas más (Camila, Melina y Clara). Todo indica que la cosa se pondrá peor. Silvia se concentra, piensa qué hacer, y colocándose los dedos en la sien, se teletransporta al patio al compás de una cuidada música incidental.
Las ninjas salen detrás. La rodean, y parece que doblegarán su resistencia, pero Silvia, rápidamente, derriba a una con un cross de derecha y otra con un jab de izquierda. Y cuando la tercera ninja saca una motosierra, Silvia la detiene con su bastón y, luego a lo Dani Larusso en Karate Kid, la neutraliza con una patada.
Parece que todo volverá a la normalidad, pero en eso... aparece Beba, la Abuela Asesina, con un cuchillo afiladísimo, y el corto promete que la historia continuará...
Búsquenlo en YouTube. Vale la pena. Y aclaro: Beba  (que protagoniza un papel aterrador) es la madre de Fabián. ¡Otra gran actriz!


UNA VUELTA DE TUERCA

Para ir cerrando este intento de responder ¿Qué es un cuento? diré entonces: mientras que una narración histórica busca dejar constancia de un hecho concreto, la literatura busca transmitir una sensación, una idea, un pensamiento, una duda, una paradoja. Algo que nos haga reflexionar sobre nuestra vida.
Y quisiera agregar que les relaté lo que sucede en este corto “Abuelas” para mostrar cómo la acción poética (sea en un libro, el cine o una narración oral), da cuenta de que somos voluntad, consciencia e imaginación, y cómo la ficción revela otro aspecto de nuestra humanidad, donde Silvia, una mujer pacífica, es capaz de convertirse en una guerrera implacable si alguien amenaza a sus seres queridos.
Los cuentos son centrales en nuestra vida interior. Porque en el fondo todos convivimos con fantasmas que nos hablan de nuestros miedos, del pasado, de lo que nos cuesta afrontar cada día, y a diario, salimos a pelear contra gigantes, contra nosotros mismos, contra los más diversos monstruos, en esta aventura de vivir, en la búsqueda de nuestros sueños, nuestra felicidad, nuestra libertad.
Si quieren comprobar lo que les digo, lean este gran libro: El inconsciente de Freud y otros cuentos de Uribe. Aprovechen que, hoy, el autor se los puede firmar. Y esto... esto no es cuento.
Muchas gracias por la atención.

INSTANTÁNEAS | Fotos: Raquel Buela