Entrevista con Tom Lupo: “Muerte Muertos nació entre el placer de morder y la fascinación por el misterio de la muerte”

Mosquito Sancineto, José María, Carlos, Tom Lupo y Graciela Borrelli.
Carlos y José María Marcos fueron entrevistados en el programa “Noche tras noche”, que conducen Tom Lupo, Mosquito Sancineto y Gabriela Borrelli, durante la madrugada del jueves 23 de diciembre de 2010. “Noche tras noche” se emite de lunes a viernes, de 2 a 5 de la mañana, por Nacional AM 870. “La editorial nació casi de una confusión, o, mejor dicho, de un acto fallido —explicó José María en el inicio de la entrevista—. Con Carlos escribimos la novela Recuerdos parásitos (quién alimenta a quién…), que se publicó en el 2007, y, a posteriori, tuvimos un problema de catalogación. A todo el mundo yo le decía que era una novela de terror, y él explicaba que era una novela erótica. Después de conversarlo entre nosotros, llegamos a la conclusión de que eran dos caras de la misma moneda: la pulsión de vida y la pulsión de muerte, el placer de morder y la fascinación por el misterio de la muerte. Fue así que, a la hora de fundar la editorial, nació el sello Muerde Muertos, con una colección que bautizamos Muerde (para lo erótico) y Muertos (para el terror). De este modo, publicamos Inmaculadas, por Muerde, y Los fantasmas siempre tienen hambre, por Muertos. Pero, claro, como en el fondo creemos que lo importante es la literatura por sobre las catalogaciones creamos una tercera colección que bautizamos Ni Muerde Ni Muertos, donde entran obras afines a nuestros gustos. Por intermedio de ésta, apareció Ingrávido, de Fernando Figueras, que es una muestra del mejor realismo delirante y que recomendamos por su humor ácido y corrosivo”.
—¿Cómo surgió la idea de escribir juntos una novela?
Carlos: —Nos llevamos sólo dos años de diferencia y fuimos muy compinches en la infancia. Recuerdos parásitos es una continuación de nuestros juegos de la niñez, en la cual los libros también han estado muy presentes. De algún modo, Muerde Muertos es también parte del mismo proceso.
Los fantasmas siempre tienen hambre está dedicado a Alberto Laiseca. ¿Qué relación tienen con él?
José María: —Yo concurrí a su taller literario, y en el 2007, Alberto Laiseca nos presentó Recuerdos parásitos. Aunque no sea un escritor de terror y sea más bien un autor maravillosamente inclasificable, Laiseca es como un abanderado de los cuentos de terror, por su amor a esa corriente de la literatura y por haber sido la cara visible del ya mítico ciclo “Cuentos de Terror”, que se emitía por ISAT. Por otra parte, Laiseca es un amante y un defensor de ciertas corrientes de la literatura que son subvaloradas, y que él, con mucho coraje y convencimiento, defiende mediante su obra y también en su taller. En sus textos hay mucho de erótico, de terror y de bizarrismo, abordado desde un conocimiento enciclopédico único.
—La contratapa es de Alejandra Zina…
José María: —Además de amiga y gran escritora, Alejandra es alumna de Alberto Laiseca, y por todo lo que te contaba, creí que era la persona ideal para reseñar estos cuentos, pues le gustan los cuentos de terror y, además, es una especialista en literatura erótica, habiendo publicado una antología muy interesante que se llama Erótica argentina.
—La obra Inmaculadas salió por la Colección Muerde y es ideal para adolescentes que necesitan una revista para estar a solas, para amantes de la literatura imprevista y, también, para voyeurs. Dice Carlos en uno de sus textos: “Es más sencillo que un caballo atraviese el ojo de una cerradura, que un escritor o un dibujante crucen la puerta del reino de los cielos”. ¿Cómo clasificás esta obra?
Carlos: —Son breves relatos ilustrados de cincuenta mujeres, con algunos textos poéticos y otros más narrativos.
—Los cuentos componen un género devaluado en la Argentina y está bueno que apuestan a ellos a través de Los fantasmas siempre tienen hambre e Ingrávido. ¿Quién en la adolescencia no se maravilló con cuentos de Horacio Quiroga? ¿O con los cuentos de Cortázar?
José María: —A mí me gustan mucho las novelas, pero hay ciertas historias que caben mejor es esa extensión más corta que conocemos como “cuento”. Incluso, Cortázar es valorado editorialmente como novelista, cuando, quizás, lo mejor de él esté en los cuentos.
—El diseño también es muy bonito. Este fantasma, el bosque abstracto…
José María: —Para el diseño trabajamos con la artista plástica Mica Hernández, porque el objetivo de Muerde Muertos fue revalorizar también el objeto libro. A ella le debemos que los libros sean más bellos, lo que, a su vez, nos ha permitido que circularan de la manera que habíamos imaginado.
En el cierre, Carlos Marcos recordó: “Los tres libros comenzarán a distribuirse en enero y febrero y, por ahora, la venta anticipada se halla en Librería Y Su Doble, ubicada en Rodríguez 698, esquina Viamonte, en la ciudad de Buenos Aires, que atiende de lunes a viernes de 9 a 21. Si van por la mañana, los voy a atender yo mismo y hasta les puedo ofrecer tomar algún matecito o algo fresco en estos días verano”.