“Principio de intercambio” de Gastón Intelisano

TRES FEMINICIDIOS Y UN NUEVO CASO DEL FORENSE SOLER. Mi viejo, Ignacio Marcos, es un gran lector. Hace poco le di Principio de intercambio de Gastón Intelisano y quedó fascinado con el forense Santiago Soler y su equipo. Ayer me contaba parte de la trama que incluye un cóctel de tres feminicidios, narcotráfico, personajes estrafalarios, los peligros de internet, comida para gatos y un pasado siniestro que enturbia el presente y el futuro. “Aprendí qué es el principio de intercambio: la víctima se queda con algo del asesino y el asesino se queda con algo de la víctima”, me contó, entusiasmado, destacando la manera en que el autor describe los procedimientos técnicos y los aspectos que entran en juego para resolver un caso. “Te va explicando cómo se hace una autopsia y es muy creíble. Se nota que conoce de primera mano el trabajo forense. La historia te atrapa y la leí de un tirón. Está muy buena. Ponelo en Facebook”, me indicó con el pulgar para arriba. Ahora quiere leer el resto de la saga, que incluye las publicadas Modus operandi, Epicrisis y Error de cálculo. Para el próximo viaje a Uribelarrea tengo que llevarle alguno de estos títulos. Le dije que sí. No vaya a ser cosa que se le ocurra practicar conmigo lo aprendido con su nuevo amigo forense. (Viernes 26 de agosto de 2016).