9 ½ Preguntas de Terror

José María Marcos respondió a las preguntas de Pablo Martínez Burkett para la nueva sección de El Eclipse de Gillene Draken

José María Marcos habló sobre su pasión por las historias extrañas..
1. ¿Qué le causa terror al hombre que convive con el escritor? ¿Tienes alguna fobia?
La nada. El sinsentido. La desaparición total.
2. ¿Por qué te has dedicado a este género? ¿Qué o quién ha resultado una influencia en tu escritura y en qué sentido?
Tanto en el cine como en la literatura (también en el cómic y, por qué no, en la música), la fantasía y el horror me han hecho vibrar invitándome a imaginar puertas conectadas con mundos olvidados. Y, sin duda, uno no es el mismo después de cruzar esos umbrales.
3. ¿Eres de leer obras de terror? ¿Cuál es tu obra favorita? ¿Un autor que quieras recomendarnos?
Todo el tiempo estoy leyendo historias de terror y fantasía. Hay mucho y de buena calidad. Justamente, en este momento, en Argentina hay gente talentosa escribiendo relatos de horror y fantasía, y vale la pena acompañar a los nuevos autores. Si tengo que elegir una obra por sobre las demás, me inclino por la trilogía La saga de los Confines de Liliana Bodoc, porque tiene memorables momentos de horror, melodrama, épica, fantasía, y porque siendo profundamente latinoamericana dialoga con lo mejor de la literatura universal.
4. ¿Para ponerte a escribir tienes alguna manía, un recurso ingenioso, un ritual o ceremonia?
Me gusta beber cerveza negra en el cráneo de un enemigo de mi bisabuelo español, que encabezó la resistencia a la ocupación napoleónica en Castilla y León, específicamente en un pueblito llamado Palencia de Negrilla. Si es muy temprano para la cerveza, tomo mate en calavera. Amargo y bien caliente. No uso el mismo cráneo, sino uno curado especialmente de acuerdo con las indicaciones de una machi que era conocida de la abuela de mi Tía Jorja.
5. ¿Trabajas conforme un esquema o argumento fijado con antelación o prefieres dejar que una idea te lleve? ¿Eres de hacer investigaciones previas, documentarte?
Me gusta tener un rumbo hacia donde ir, anotar algunos hitos o mojones por los cuales pasar y también permitirme que ese tránsito me depare sorpresas que enriquezcan la historia, o, tal vez, cambien el rumbo y hasta el destino final. Investigar o leer textos afines a lo que uno va a escribir es muy estimulante, porque, de algún modo, siempre estamos escribiendo sobre otros textos, otros discursos.
6. ¿Qué es lo más difícil a la hora de narrar una historia de terror?
Haber encontrado la punta de un relato de horror que se encuadre dentro de una larga tradición y a su vez traiga consigo alguna novedad.
7. ¿Dejas que el texto se quede leudando y luego lo retomas para corregirlo o corriges a medida que escribes?
Las dos cosas. Voy ajustando detalles a medida que avanzo, pero, cuando pongo el punto final, dejo que el texto descanse y luego le doy una corrección más profunda.
8. ¿Por qué crees que el terror es un género que sobrevive a las modas y que se reinventa a sí mismo de edad en edad?
Son historias que te permiten subvertir tabúes, revisar valores, cuestionar lo establecido, dar vuelta la realidad, además de enfrentarnos con la fragilidad del ser humano.
9. Es un estereotipo generalizado creer que el escritor de terror es una persona, como mínimo, con sus rarezas… ¿Es así en tu caso?
No creo tener ninguna manía digna de destacar, salvo mi afán por coleccionar craneotazas para una de las salas de un castillo gótico que estoy construyendo en Uribelarrea, con fosa, empalizada, lagartos y hasta vampiras viviendo en habitaciones donde está prohibido ingresar.
½. ¿Qué piensa tu familia acerca de las historias que escribes?
Son bien recibidas las historias, excepto que el descuartizado/a lleve el nombre de algún miembro de la familia. Mi tío Christopher lee mucho y me alienta a seguir adelante.