“De vez en cuando hay que morder al lector para ver si la literatura está viva”

Entrevista a José María Marcos, director de la editorial Muerde Muertos. Por Fernando Veglia para Periódico Irreverentes (*)
Carlos Marcos y José María Marcos. Foto: Mica Hernández.
—¿Cómo nació la idea de fundar una editorial?
—Creamos el sello con mi hermano Carlos. Nació como parte de nuestra necesidad de expresión. Juntos, hemos desarrollado varios proyectos, entre ellos la escritura de dos novelas (“Recuerdos parásitos” y “Muerde muertos”), y la editorial nos pareció un desafío y una buena oportunidad para seguir aprendiendo.
—¿A qué se debe el nombre?
—Remite a un oficio medieval. Ante el miedo de un entierro prematuro, el muerde muertos se encargaba de certificar el estado del presunto difunto. Según la bibliografía, su método era morder el dedo gordo del pie o el meñique de la mano. Si el individuo gritaba, no lo enterraban. Si no respondía, lo metían en el cajón. Adoptamos el nombre por varias razones. “Muerde Muertos” lleva las dos “M” de Marcos-Marcos. “Muerde” remite a la literatura erótica, que cultiva Carlos, y “Muertos”, a las historias de terror, que son mi devoción. De algún modo, los conceptos reunidos configuran el universo de los hermanos Marcos. De vez en cuando hay que morder al lector para ver si la literatura está viva.
—¿Qué diferencia a Muerde Muertos de la competencia?
—Para nosotros la literatura no es una competencia. Nos alegra cuando editoriales colegas sacan buenos libros. Además, nos enorgullece cuando alguno de nuestros autores es reconocido en otros ámbitos o lo publican en otros sellos. Lo festejamos como un logro de todos los muerde muertos.
—¿Qué tipo de literatura ofrece y ofrecerá?
—Dentro de nuestras posibilidades procuramos difundir obras vinculadas al terror, erotismo, realismo delirante y fantástico, por separado y todo mezclado. Lo importante es que sean historias que apuesten a estimular la imaginación.
—¿Trabaja con un grupo de escritores o recibe originales?
—Mayormente trabajamos con autores que vamos cruzando en festivales, ferias, talleres y eventos.
—¿Qué títulos ha publicado? ¿Cuáles publicará próximamente?
—Tenemos editados 13 títulos: “Inmaculadas”, de Carlos Marcos; “Los fantasmas siempre tienen hambre”, de José María Marcos, “El fantasma del rosario”, de Marisa Vicentini; “Crónicas del mal”, de Alberto Ramponelli; “Beber en rojo (Drácula)”, de Alberto Laiseca; “iluSORIAS”, de Alberto Laiseca y 168 artistas del realismo delirante; “Muerde muertos (quién alimenta a quién…)”, de José María y Carlos Marcos; “Árboles de tronco rojo”, de Marcelo Guerrieri; “Ingrávido”, de Fernando Figueras; “Quepobrestán”, de Fernando Figueras; “Haikus Bilardo”, de Fernando Figueras y José María Marcos, e ilustraciones de Matías Berneman; “Los ojos de la divinidad”, de Pablo Martínez Burkett; y “Osario común. Summa de fantasía y horror” (selección, prólogo y notas de Patricio Chaija) con cuentos de Fabio Ferreras, Mariana Enriquez, Pablo Schuff, Pablo Tolosa, Jorge Baradit, José María Marcos, Walter Ianelli, Alejandra Zina, Claudia Cortalezzi, Ignacio Román González, Gerardo Quiroga, Ricardo Giorno, Sebastián Chilano, Gustavo Nielsen, César Cruz Ortega, Alberto Ramponelli y Emiliano Vuela. En el 2015 saldrán otros cuatro títulos. Preferimos no adelantar cuáles, porque algunos están definidos y otros aún se hallan en etapa de evaluación.
—¿Dónde adquirir sus libros?
—En Argentina la distribución está a cargo de Galerna-Que leer, que tiene librerías propias y llega a cadenas como Cúspide y Yenny, además de Temátika que ofrece venta online. Por otro lado, ofrecemos nuestros libros en los eventos que participamos y a través de un simple correo electrónico a la Distribuidora Mal Pascal, malpascal@yahoo.com.ar, que es nuestro sistema de venta directa.
—¿Qué opinión tiene del mercado editorial argentino? ¿Cómo lo aborda?
—El 70% del mercado editorial argentino está manejado por dos grupos transnacionales. Ellos tienen todos los medios para inclinar la balanza a su favor. Estimo que las editoriales como Muerde Muertos estamos fuera de lo que se considera el “mercado”, o representaremos algo así como el 0,0000000000001% del 30% restante. De igual modo, es muy difícil cuantificar cuánto de lo que se produce es literatura, y pienso que en esa dificultad, en ese entresijo, es donde sellos como Muerde Muertos entran a tallar y tienen su gravitación.
—Para finalizar, ¿best seller o calidad?
—Soñar no cuesta nada (creo): calidad y best seller.

(*) Jueves 21 de agosto de 2014.