INSOMNIA: El libro de los muertos vivos

17 autores argentinos en el universo zombie

Por RAR, editor de INSOMNIA

Se editó El libro de los muertos vivos. Cuentos de zombies (Lea, 2013), con selección y prólogo de Ricardo Acevedo Esplugas y una nota introductoria de José María Marcos sobre los antecedentes y el origen de este monstruo. Integran la antología 17 autores argentinos: Leandro Ávalos Blacha (“Tan real”), Diana Da Silva (“Cerca del estanque de los patos”), Juan Manuel Valitutti (“Dulces sueños, Carl”), Luciana De Luca (“La viuda”), Esteban Castromán (“La ciencia de la ficción”), Hernán Domínguez Nimo (“La primera muerte es gratis”), Sebastián Pandolfelli (“Ni yankys ni marxistas... ¡zombies peronistas!”), Lorena Iglesias (“Irnos lejos”), Juan José Burzi (“Tania”), Fernando Figueras (“Zombra”), Juan Guinot (“Tajos en el cielo”), José María Marcos (“El abuelo Bubby”), Jimena Repetto (“Los exquisitos”), Pablo Martínez Burkett (“El embuste de Oxlahuntikú”), Luis Mazzarello (“La notificación”), Guillermo J. Naveira (“Reformatorio”) y Valeria Tentoni (“Las masas afinan”). Apareció por editorial Lea en el marco de la Colección El Ascenso, a cargo de Enzo Maqueira y Florencia Stamponi. INSOMNIA habló con los autores, quienes revelaron su relación con el universo zombie, recomendaron películas y libros y contaron cómo nacieron sus relatos. 

JOSÉ MARÍA MARCOS: “EL ABUELO BUBBY”

Zombie 2,  de Lucio
Fulci (1979).
José María Marcos (Uribelarrea, 1974) publicó el libro de cuentos Los fantasmas siempre tienen hambre (2010); las novelas Recuerdos parásitos (2007) y Muerde muertos (2012), escritas con su hermano Carlos; y el poemario Haikus Bilardo (2014), en colaboración con Fernando Figueras e ilustraciones de Matías Berneman. Magíster en Periodismo y Medios de Comunicación (Universidad Nacional de La Plata), dirige La Palabra de Ezeiza y editorial Muerde Muertos. Escribe para Insomnia y miNatura. www.josemariamarcos.blogspot.com.ar
—¿Qué le atrae del universo de los zombies?
—El misterio de la muerte es el gran motor del cine de horror, al igual que el comportamiento de los humanos ante acontecimientos inesperados o situaciones anómalas. Cualquier monstruo es siempre un espejo donde mirarnos.
—¿Qué libros y/o películas de muertos vivos recomienda?
—Para empezar: los libros Soy leyenda, de Richard Matheson (1954), que es la piedra angular; y Zombies!, de Luciano Saracino (2009), que es una gran enciclopedia. En cuanto al cine, George Romero es un pasaje inevitable. Pienso que El regreso de los muertos vivos (The Return of the Living Dead), de Dan O’ Bannon (Estados Unidos, 1985), es uno de los puntos más altos del cine “marca Romero” aunque él no la haya dirigido. Allí están todos los elementos centrales para entender el actual fenómeno zombie. Zombie 2, de Lucio Fulci (1979), es la mirada italiana del cine de zombie, al igual que Juan de los muertos (2011), de Alejandro Brugués, es una visión muy interesante desde Cuba. En Argentina está la trilogía Plaga zombie, de Pablo Parés y Hernán Sáez (1997, 2001 y 2012), donde los escasos recursos son sustituidos por la parodia. Fido, de Andrew Currie (Canadá, 2006), es una gran comedia negra. Para quienes quieran conocer el zombie haitiano, les recomiendo empezar por La serpiente y el arco iris, de Wes Craven (1987). A su vez, Cuento de Navidad, del gran director español Paco Plaza (2005), es una película que mira el zombie vudú desde el lente del cine.

Trilogía Plaga zombie, de Pablo Parés y Hernán Sáez (1997, 2001 y 2012)
—¿Cómo nació “El abuelo Bubby”?
—Hace años estaba en un supermercado y tuve una revelación: un pobre zombie empujaba dificultosamente un changuito, rengueaba y la cabeza se le caía para un lado, pero no aflojaba con su tarea y seguía eligiendo productos. Pensé que, si alguna vez regresaran los muertos, vendrían a retomar sus antiguos quehaceres. Después nació el viejo Bubby, quien vuelve a casa tras una temporadita en el cementerio y no es muy bien recibido por su aspecto. Su habitación ha sido ocupada y debe dormir en la leñera. Alrededor de ese nudo se desarrolla el cuento, con un hijo y un nieto que ven el futuro a través de Bubby. La invasión zombie que se desata en el pueblo tiene un tono de alucinación y comedia negra para atenuar el clima de melancolía que se produce con la llegada del querido abuelo. Insomnia Nº 194
White zombie, de Victor Halperin (EEUU, 1932).
Soy leyenda, Richard Matheson (1954).
La noche de los muertos vivos,
de George Romero (EEUU, 1968).
George Romero, ínoco del cine zombie.
Versión novelada de la primera
película de George Romero (1974).
Cell, de Stephen King (2006), una incursión
en el mundo de los modernos zombies.
Rec, de Jaume Balagueró-Paco Plaza (España, 2007).
Resident Evil, de Paul Anderson
(EEUU, Alemania, Francia, 2002).
Juan de los muertos, de Alejandro
Brugués (Cuba, 2011).