Muerde Muertos en Lectures d'ailleurs / Tradabordo

Agradezco a Joana Barace el reportaje realizado para Lectures d'ailleurs / Tradabordo, el blog de traductores al francés.

Entrevista con José María Marcos, director de la editorial argentina Muerde Muertos.
1) Joana Barace: ¿Cómo se convirtió en editor y cómo nació su editorial?
Desde hace 23 años trabajo en el campo del periodismo. Pasé por muchas etapas: comencé de cronista y luego seguí de redactor, jefe de sección, director periodístico y actualmente director y editor. Aunque la literatura es un universo distinto, ese largo ejercicio profesional me dio muchas herramientas que adapté a la hora de comenzar con Muerde Muertos. Di el paso de convertirme en editor literario, tras experiencias como escritor que no me satisfacían en relación a la edición, la difusión y la circulación de mis obras. Hablé con mi hermano Carlos (bibliotecario y escritor), que me acompaña en esta tarea; evaluamos el perfil de lo que podríamos ofrecer, con qué autores conversar, de qué manera afrontaríamos lo económico y cómo distribuiríamos y difundiríamos los libros, y tras un largo período de revisar detalles, largamos el proyecto, con el objetivo de editar pocos títulos por año, pero que se destaquen por su cuidado en la edición, tanto en la corrección de los textos como en la factura técnica. Desde el contenido buscamos ofrecer literatura fantástica, terror, erótica y todo aquello que pueda ser raro pero nos parezca bello. Los pilares son la convergencia del terror y el erotismo. De ahí su nombre: “Muerde”, por el erotismo, y “Muertos”, por el terror.
2) A su parecer, ¿cuáles son las ventajas y los inconvenientes de su profesión?
Eso depende de cada persona y sus circunstancias y de cada proyecto y su magnitud. Cada editorial es un mundo. En nuestro caso, tanto mi hermano como yo tenemos otra actividad que nos brinda ingresos. Entonces, la ventaja es que editamos obras que nos entusiasman. El mayor inconveniente es cómo hacer económicamente viable el emprendimiento. Pero no me parece algo propio de nuestra profesión, sino las generales de la ley para cualquier tarea que implica asumir costos.
3) ¿Cuál es su política editorial?
Editar libros en la medida de nuestras posibilidades. Tener siempre los pies en la tierra. Analizar cada paso a seguir. Y confiar en los lectores.
4) ¿Cuáles son los criterios de selección de una obra?
Buscamos obras cercanas a nuestra propuesta, de autores que tengan un compromiso con la literatura, que apuesten a una voz y que tengan ganas de comunicarse con sus lectores. Porque creemos que el encuentro entre escritores y lectores es fundamental cuando se habla de literatura contemporánea.
5) A su parecer, en su catálogo, ¿cuáles son las obras hispánicas que podrían interesarles a las editoriales francesas? ¿Y por qué?
Aspiramos a que todos nuestros autores puedan interesar, por el hecho de tratarse de escritores valiosos que apuestan a desarrollar una obra. Alberto Laiseca (1941) es el autor con mayor trayectoria, con más de 20 libros editados. De hecho, en 2012 le tradujeron al francés su novela Aventuras de un novelista atonal, por Editions Attila. Sin embargo, como expresé antes, tenemos otros autores que prometen mucho.
6) ¿Cuál fue el primer libro que editó? ¿Han evolucionado sus criterios de selección desde entonces?
Dejando de lado una serie de plaquetas y libritos artesanales (que, a su manera, me enseñaron mucho), el primer libro que edité profesionalmente fue sobre la historia de Uribelarrea, un pueblo de mil y pico de habitantes, ubicado en la provincia de Buenos Aires (Argentina), donde nací y crecí. Aunque se fundó en 1890, el pueblo recién tuvo su primer libro en los comienzos del siglo XXI, y a mí me tocó ese privilegio. En relación al criterio de selección, ojalá que la experiencia acumulada nos vaya haciendo mejores en nuestra actividad.
7) ¿Piensa en cierta evolución para la editorial? ¿Por qué?
El crecimiento es esencial en cualquier área. Cuando pensamos en él apostamos a que lo principal sea seguir editando con regularidad. Con eso, seguiríamos ajustando prácticas que nos permitan dar otros pasos en el futuro.
8) ¿Qué tipo de relación se mantiene con los autores?
Con cada uno tratamos de mantener una amplia comunicación, para planear juntos la mejor forma de edición, publicación y difusión del libro.
9) ¿Cómo trabaja con los traductores? ¿Cómo suele contratarlos?
Aún no hemos tenido esa experiencia. Por el momento hemos editado solamente autores que escriben en castellano.
10) ¿Qué le aconsejaría a un(a) traductor(a) que recién empieza y que aspira a trabajar en una editorial?
Que a la hora de traducir trate de averiguar cuál es la búsqueda estética del autor: si apuesta a un lenguaje neutro, a un uso coloquial, a la jerga, a la utilización de arcaísmos. Una vez que entienda cuál es la lógica de la obra, podrá desarrollar una mejor traducción. También, les repetiría algo que suelo recomendar a los aspirantes a editores: busquen siempre encontrar el punto justo entre la norma y el buen gusto.

Nota publicada el 18 de diciembre de 2013.