Fantasmas de interés bonaerense

“La obra de José María Marcos se inscribe en lo onírico y lo fantástico, con reconocibles personajes y escenarios de nuestra provincia de Buenos Aires, haciendo un original aporte a la literatura bonaerense, en diálogo permanente con las corrientes más trascendentes de la literatura universal que nacen de la cosmogonía y la mitología”, expresó Andrés Eduardo Díaz, director de Cultura y Educación.

La Dirección de Cultura y Educación de la Municipalidad de Ezeiza, a cargo de Andrés Eduardo Díaz, le entregó una plaqueta a José María Marcos en reconocimiento “a su aporte a la literatura bonaerense”. La entrega se efectivizó en el marco del Día del Escritor, a partir de una mención otorgada por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires en la 34º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.
 “Desarrollando una destacada obra literaria, José María Marcos ha publicado la novela Recuerdos parásitos (quién alimenta a quién...), escrita con su hermano Carlos (1997), y el libro de cuentos Los fantasmas siempre tienen hambre (2010). Habiendo sido finalista en el IV Premio de Literatura de Terror Villa de Maracena 2009 (Granada, 2009) y ganado el Concurso Nuevo Sudaca Border 2010, de la editorial Elosía Cartonera (Buenos Aires, 2011), sus relatos, reseñas y entrevistas han aparecido en diversas revistas, como Insomnia y miNatura. La obra de José María Marcos se inscribe en lo onírico y lo fantástico, con reconocibles personajes y escenarios de nuestra provincia de Buenos Aires, haciendo un original aporte a la literatura bonaerense, en diálogo permanente con las corrientes más trascendentes de la literatura universal que nacen de la cosmogonía y la mitología”, expresó Andrés Díaz durante la entrega que se realizó el viernes 3 de junio de 2011, en el Salón de la Comunidad de Ezeiza.
DÍA DEL ESCRITOR
El Día del Escritor recuerda el nacimiento de Leopoldo Lugones, autor de obras como La Guerra Gaucha, Lunario Sentimental y Crepúsculos del Jardín. Nacido en Córdoba el 13 de junio de 1874, Lugones fue precursor de toda una generación de escritores argentinos, fundó la Sociedad Argentina de Escritores y dirigió la Biblioteca Nacional de Maestros.