Mi prima María: las segundas partes también pueden ser buenas

Mi prima María, de Gabriela Pirlo (El Escriba, 2008).

Por José María Marcos (*)

Gabriela Pirlo editó recientemente Mi prima María, novela que forma parte de una trilogía que comenzó con Yo soy uno de los amigos de Graciela.
En la primera entrega, la escritora desarrolló una historia donde los capítulos son casi cuentos independientes, que se entrelazan con mucho humor a partir del relato en primera persona de la disparatada Graciela Letizia Pomarola.
En Mi prima María hay menos humor, menos digresiones y menos personajes, pero esto ayuda a que Pirlo se concentre en el carácter de sus criaturas y les dé mayor profundidad. Esta vez hay un drama que cruza toda la novela: el reencuentro de las primas María y Andrea tras una pelea adolescente.
Después de dos décadas sin verse, María se ha convertido en mendiga, mientras que Andrea está infelizmente casada con un policía. La llegada de María al hospital —tras una brutal golpiza— irrumpe en la vida de su prima y ya nada podrá ser como antes. Del motivo que las distanció queda apenas un vago recuerdo. Sólo la imagen tatuada de una mariposa (en las manos de ambas protagonistas) ha sobrevivido al paso del tiempo.
Y hay más. Alrededor de Andrea rondan su hija, un padre que se ha hecho gay, un marido policía (de quien se aleja día a día), un viejo amigo y el romance fugaz con un médico, piezas que le permiten a Pirlo ahondar en la mirada femenina de lo cotidiano. Así, lo dicho y lo no dicho, lo que se ve y lo que no se quiere ver, lo público y lo privado y la necesidad de aceptación, son también parte de esta historia.
En la contratapa, el escritor Víctor García Costa elogia la historia y comenta: "El desarrollo de esta novela transcurre, fundamentalmente, en la ciudad de Ramos Mejía y sus personajes forman parte de la pequeña y mediana burguesía local, con todas sus virtudes y todas sus miserias". Luego agrega: "Cuando conocemos a los autores, o creemos conocerlos, los lectores tratamos de desentrañar los simbolismos contenidos y cuánto hay de autobiográfico y real en los personajes de ficción de la novela, intentando cerrar, por nuestra parte, los círculos que los autores van abriendo, ampliando y cerrando en el desarrollo de sus obras, en una suerte de participación involuntaria que va más allá de la común pasividad del lector. Si ello ocurre, como en este nuevo libro de Gabriela Pirlo, la finalidad de la novela, difícil género literario si los hay, está lograda".
Quienes deseen conseguir la novela pueden escribir a la autora a grabiela_pirlo@hotmail.com, o bien a la editorial a editorial@edicioneselescriba.com.ar, que a su vez tiene su página http://www.edicioneselescriba.com.ar/. Pirlo vive en La Unión (Ezeiza) desde 1997, es profesora de música y está cursando la carrera de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

(*) La Palabra de Ezeiza, página 4, jueves 16 de octubre de 2008.